Pese a que ya a hecho un mes del intento de trasplante fallido de vivo (de mi hermana), hoy me apetece escribir para explicaros que me siento muy afortunada. Seguro que pensáis que estoy mal de la cabeza, pero es que no me fijo en lo que me pasa, si no en lo que no pasa, os explico. Es cierto que estoy en diálisis, si, pero no es la diálisis que vosotros conocéis como tal, no es una diálisis terrible, ni me deja sin fuerzas, tampoco he perdido peso, si no todo lo contrario (aun que supongo que dejar el tabaco tiene mucho que ver) no tengo que ir al hospital cada dos días, no nada de eso en mi caso, no es así. Mi tratamiento es diferente y se llama diálisis peritoneal ambulatoria continua.
Esta técnica se basa en un catéter que te implantan en la barriga para que se pueda usar como filtro tu propio peritoneo. En este esquema viereis la técnica con mas detenimiento y podréis observar el proceso de llenado y vaciado mediante bolsas que contienen una solución a base de glucosa.

Para mi a sido todo un descubrimiento, por que después de algunos meses acostumbrándome a diálisis peritoneal ambulatoria continua me permite llevar una vida de lo mas normal. Es cierto que he engordado un poco, y que al principio es un poco incomodo el hecho de llevar algo que no es tuyo, por varios motivos, un poco doloroso, un poco raro, también afecta un poco al mirarte al espejo. Pero tras unos meses te acostumbras y es "uno mas la familia".
El proceso es muy sencillo, básicamente se trata de conectar tu catéter a las bolsas de solución glucosa, estas se dividen en dos bolsas distintas, una vacía, para vaciar la solución existente en tu peritoneo y otras llena con la solución que te vas a infundir. Este proceso se hacer entre dos y cinco veces al día,  dependiendo del enfermo. En mi caso y en este momento repito el proceso tres veces al día, un pase de cada ocho horas, que además complemento con la medicación vía oral prescrita también por mi medico.

Pero no tengo los brazos amoratados, no tengo que desplazarme al hospital, y en definitiva no tengo nada por lo que quejarme, me encuentro muy bien, hago deporte, me cuido, no fumo y creo que sigo todas las indicaciones del equipo medico que me lleva, cosa que creo que ayuda mucho.
Y así la espera es mucho mas llevadera.
Si me tuviese que quejar de algo quizás seria de no poderme bañar, ir ala playa o la piscina. De las duchas, que para mi son demasiado cortas y después hay que hacer todo un ritual para que orificio del catéter de la diálisis peritoneal ambulatoria continua este en las condiciones mas óptimas y no sufrir así ningún contra tiempo y evitar posibles infecciones, bacterias o cualquier otro problema que pueda surgir.
Hay que tener mucho cuidado al conectarse y desconectarse de las bolsas de solución glucosas para la diálisis peritoneal ambulatoria continua por que es un acceso de vía libre a tu organismo y cualquier cosa puede crear una infección. Por lo demás todo es perfecto para mi. Seria mucho mejor tener un riñón que funcionara. Pero esto es lo que hay.
votar Pin It Now!

Categoría:

adsense


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada